Ponerse en forma: hackea tu mente

Se acerca el solecito, buen tiempo, se alargan los días y ponerse en forma es una de las ideas que rondan por tu cabeza pero… no te apetece nada empezar ese propósito de año nuevo que alegaba: “voy a hacer ejercicio 3 veces por semana”. Ponerse en forma no es tarea fácil cuando la motivación no nos acompaña. En este artículo vamos a ver las estrategias para encontrar la motivación para hacer ejercicio físico. También, veremos cómo crear un nuevo hábito con el fin de que el ponerte en forma sea el primer paso para incluir el ejercicio en tu rutina semanal.

¿Cómo estar más motivad@ para ponerse en forma?

El primer paso para ponerse en forma es encontrar la inigualable “motivación“. Para ello, deja atrás las excusas como “no encuentro el momento” o “tengo muchas cosas que hacer”. Ahora que te has mentalizado, piensa en algún ejercicio que te guste, para empezar cualquiera es válido (caminar, ir en bici, correr, etc), escoge una actividad que te haga sentir bien.

No te hagas el remolón/a y muévete 

Al principio, te va a costar un poco ajustar tu rutina al ejercicio y habrán días en los que no quieras ir. Recuerda por qué empezaste, no lo pienses mucho y sal. Prepárate la ropa el día anterior o llévatela al trabajo para evitar tentaciones y sigue el plan establecido. Es importante que vayas a un médico para asegurarte de que puedes realizar el ejercicio propuesto sin peligro.

Visualiza los objetivos para realizar ejercicio

Es muy enriquecedor pensar lo que vamos a conseguir realizando ejercicio. Para no caer en la desmotivación y en el conformismo, plantéate objetivos semanales, a corto plazo para que vayas viendo tus pequeños logros. Esto te va a motivar y seguirás con ganas porque te ves capaz de conseguirlo.

Visualiza tus sensaciones después de hacer ejercicio

Al terminar tu sesión, se liberan hormonas que te harán sentir bien contigo mism@. Las protagonistas son las endorfinas (te hacen sentir eurfóric@, reduce la ansiedad, estrés), la serotonina (influye en tu estado de ánimo proporcionándote la calma) y la dopamina (te permite experimentar sensación de bienestar y placer, querrás repetir). Piensa también en la ducha que te espera y date las gracias por haberte dedicado ese momento para tu salud y bienestar.

Ya tenemos las claves para motivarnos, ahora nos queda incorporarlo en nuestra rutina.

¿Cómo crear un nuevo hábito?

Los hábitos se aprenden, no aparecen por arte de magia. Se forma como resultado de una acción que repites de manera frecuente y que se ve reforzada por una consecuencia positiva. Recuerda, según nuevos estudios son necesarios 66 días para fijar de forma permanente un nuevo hábito, no te desmotives, poco a poco lo conseguirás. ¿Qué necesitas para crear nuevos hábitos?

Prepárate

Escribe en una hoja el hábito que deseas modificar y qué vas a poner en su lugar.  Identifica el hábito de manera clara y concreta. A partir de ahí es importante que analices tu meta.

Ejemplo:

  • hábito a adquirir: moverme más.
  • meta: reservarme 40 minutos  para salir a correr al río 3 veces pro semana a las 19h de la tarde.

Fomenta la autoconfianza

Deja atrás los “no puedo”, visualiza tus capacidades y recursos.

Te animo a que hagas este ejercicio de visualización: mira a tu yo de un futuro cuando hayas alcanzado tu meta propuesta de hacer ejercicio. Contesta a estas preguntas en un papel:

  • ¿Cómo he logrado mis metas?
  • ¿Qué hábitos tengo?
  • ¿Qué hago en mi rutina diaria?
  • ¿Cómo me siento?
  • ¿Cómo me ven los demás?
  • ¿Qué consejo me daría?

Fomenta la constancia

Para lograrlo debes automotivarte. Ten presente los pequeños logros, los beneficios a largo plazo y tus motivos para empezar. Es importante que seas consciente de que necesitas esforzarte y ser disciplinad@.

Avanza a tu ritmo, no hay prisa

No te pongas fechas límite para lograr tus metas, céntrate en los pequeños logros diarios.

Aumenta la exigencia poco a poco.

No establezcas muchas metas en diferentes áreas de tu vida, ves una por una.

Céntrate en hacer las cosas bien y a tu ritmo.

No temas los fallos

Sabemos que no es un camino de rosas y puedes equivocarte. Prepara con antelación qué harás cuando ocurra. Analiza qué ha ocurrido para que falles, acéptalo y no te juzgues. Es un aprendizaje, la próxima vez lo harás mejor. Sé consciente de porqué empezaste y recuerda que tienes recursos para afrontarlo con éxito.

Si quieres conocer nuevos hábitos saludables, este post te interesa.

Ponerse en forma y llevar una vida más saludable de manera consciente y estando a gusto con tu cuerpo es el objetivo de este artículo. Conócete bien y acude a los profesionales adecuados si observas que algo no funciona correctamente, los psicólogos y nutricionistas podemos ayudarte. ¿A qué esperas para moverte más y mejor?

Sin salud la vida no es vida; es solo un estado de languidez y sufrimiento, una imagen de la muerte, Buda.

Andrea Martínez Pellicer

Agradecimientos a Marta Efe Eme por decir NO a la operación bikini, lo importante es sentirse bien con uno mismo y tener una relación saludable con el deporte.

Deja un comentario