El caso Bayles: secuelas psicológicas del bullying

El tema de este artículo está presente, si, ¿has visto el caso de Quaden Bayles? Eso es bullying.  Aunque no se hable demasiado y muchas familias e instituciones lo escondan ocurre. El bullying mancha con dolor la vida de muchos niñ@s y adolescentes en silencio. Esto no puede seguir así, tenemos que tomar medidas y visibilizarlo para poder prevenirlo. En este post vamos a ver el caso de Quaden Bayles, qué es el bullying y las consecuencias psicológicas del mismo.

¿Qué ha pasa con Quaden Bayles?

Quaden es un niño de 9 años que sufre acondroplasia ( es un trastorno del crecimiento de los huesos que ocasiona el tipo más común de onanismo). Se hizo viral un video que realizó su madre, entre lágrimas, en el cual dice querer suicidarse después de haber sido víctima de acoso en la escuela por su condición de enanismo. Esto es desgarrador, su sufrimiento refleja la situación de millones de niños y niñas en el mundo. Gracias a la difusión de este video se ha visibilizado este dolor y la sociedad ha mostrado gran apoyo. Demos un pasito más y concienciemos a la población. Todo recae en la educación. Allá vamos.

¿Qué es el bullying?

El bullying o acoso escolar es un comportamiento agresivo e indeseado entre niños de edad escolar, que se caracteriza por una diferencia real o percibida de imbalance de poder. Este comportamiento puede ser repetitivo o bien ocurrir una sola vez pero de forma contundente (subir un video humillante a Internet). Si bien el acoso escolar tiende a ser físico y fácil de reconocer, también puede darse de forma encubierta y silenciosa, a través de rumores o mediante el Internet o celulares, causando un daño emocional.

¿Qué consecuencias psicológicas desencadena el bullying?

Bajo rendimiento escolar y rechazo a ir a la escuela: suele ser una de las primeras señales de alarma. Si un alumno/a empieza a bajar su rendimiento de manera significativa y sin que haya un motivo evidente, conviene indagar.

Hipervigilancia: el niño/a está en estado de alerta constante con el fin de defenderse. Lo cual desencadena que estén más nerviosos, irritables y, en ocasiones, ausentes.

Indefensión aprendida: se sienten solos y abandonados en el entorno donde se da el acoso. La única estrategia que se ven capaces de llevar a cabo es no destacar y aislarse. La problemática aparece cuando estos niños/as aprenden que esta es la mejor manera (y más “adaptativa”) de actuar en cualquier situación (futuro empleo, pareja, etc).

Depresión y suicidio: cuando el bullying se prolonga en el tiempo, es frecuente que caigan en depresión. Si no se detecta y es tratado por profesionales de la salud mental, hasta pueden plantearse el suicidio. La OMS destaca que la tercera causa de muerte en adolescentes es el suicido, esto tiene que cambiar.

Bajo autoestima: la percepción que tenemos sobre nosotros mismos se forja a través de la experiencia y es susceptible a la opinión externa. Gracias a esto, vas forjando tu papel en esta sociedad y tus individualidades. En casos de acoso, dado que se les aísla, hay burlas y desprecio, su autoestima va bajando conforme va viviendo este tipo de circunstancias.

Si quieres saber más sobre la construcción de tu autoestima, este artículo te va a encantar.

Somatizaciones: tal y como he relatado antes, estoy niños/as están en alerta constante, a nivel fisiológico, su organismo está luchando constantemente contra posibles peligros. Por tanto, su sistema inmunológico se ve afectado y pueden tener síntomas como dolores de estómago, colon irritable, vómitos, etc.

Indicaciones para padres y madres

Tal y como lo destaca Lucía, mi pediatra en su artículo, vosotros sois su ejemplo. Ellos/as aprenden de lo que experimentan en casa. No critiquéis sin cesar, no hables de lo que no sabes, no te rías del diferente, no juzgues. Educa a tus hijos/as en el respeto y en la tolerancia.

El acoso es un tema muy serio presente en todos los países del mundo y que puede sufrir cualquiera de nuestros niños/as. Tómatelo en serio y actúa. 

No hay nada más despreciable que el respeto basado en el miedo, Albert Camus.

Agradecimientos a Lucía, mi pediatra por divulgar en el respeto y la tolerancia.

Deja un comentario