Terapia Psicológica

La terapia psicológica sigue siendo tabú para muchas personas. Se cree que el/la que acude a consulta tiene un grave problema o son débiles. Sin embargo, esto está completamente alejado de la realidad. Cuando empezamos a aceptar que la terapia es un recurso del que hacemos uso cuando sentimos que tenemos una dificultad en nuestras relaciones con los demás, con nosotras/os mismas/os o con respecto a una situación, en este punto empezamos a normalizar la terapia psicológica. Cuando nos duele una muela, vamos al dentista, cuando no sabemos gestionar nuestras emociones, ¿por qué no vamos a terapia?

En la actualidad, no hay un perfil concreto de las personas que vienen a consulta, todas/os nos beneficiamos de la terapia ya que nos ayuda a resolver/entender problemáticas que nos influyen en nuestra vida. ¿Con qué objetivo? Sentirnos mejor. Aunque no es el único, existen más beneficios de la terapia psicológica.

Son muchas las personas que crecieron pensando que los problemas psicológicos no deben ser discutidos, deben ser escondidos y superados sin hablar al respecto. Pero el anestesiar o evitar estas emociones nos lleva a no resolver aquello que nos preocupa lo que puede culminar en problemas más graves y que nos generen mayor insatisfacción.

La terapia psicológica es la mejor opción para tratar problemáticas relacionadas con la conducta humana. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que no sólo trabajamos con personas que están pasando por una depresión o ansiedad, también abordamos problemas de pareja, estrés, problemas de la conducta alimentaria, dificultades con los hijos/as, crianza, problemas relacionados con las habilidades sociales, etc. Los motivos de consulta son infinitos ya que cada persona lleva una historia que la acompaña y unas vivencias particulares. Cada individuo es un mundo por lo que acompañamos a cada persona teniendo en cuenta su individualidad.

El no saber qué nos está ocurriendo o lo que nos causa este malestar, genera mayor insatisfacción. En terapia, te ayudamos y guiamos para que conozcas qué es lo que te genera este dolor emocional, qué lo está manteniendo, por qué se mantiene y qué hacer para modificar estas conductas con el fin de que empieces a sentirte mejor. Todo ello en un lugar seguro, confidencial, respetuoso y amable. La terapia psicológica es la clave para aprender a entenderte mejor teniendo en cuenta tu contexto. En este artículo, te cuento qué es la terapia psicológica, los tipos que existen y sus beneficios de manera detallada.

¿Qué es la Terapia Psicológica?

La psicoterapia consiste en un tratamiento colaborativo basado en la relación entre un individuo y un/a psicólogo/a. La profesional proporciona un entorno de apoyo que permite que la persona hable abiertamente sin sentirse juzgada. La mayor parte de la terapia se centra en la persona que acude a terapia. No obstante, también trabajamos con parejas, familias o grupos de personas con una problemática similar.

El principal objetivo es aliviar la angustia y malestar causado por la problemática que nos exponga la persona que viene a consulta. Por lo que a lo largo de la terapia examinaremos las diferentes áreas de la vida de la persona a la que acompañamos con el fin de comprender su historia.

La terapia psicológica se divide en sesiones semiestructuradas y previamente preparadas por la psicóloga (sí, cuando terminamos la sesión trabajamos lo que ha ocurrido con el fin de brindarte una mejor atención) durante las cuales se trabaja en colaboración con la persona. Cada proceso terapéutico es único ya que la historia de cada persona lo es, por lo que no se pueden comparar a dos problemáticas aunque a primera vista parezcan iguales (ruptura, duelo, ansiedad, depresión, etc).

El aspecto más importante es que el/la consultante trabaja en colaboración con la terapeuta por lo que sino colabora o no quiere venir a terapia el proceso es más complejo.

En terapia psicológica, hayan enfoques que han sido evidenciados y probados científicamente. Recuerda que la psicología es una ciencia y NO todo vale, estamos hablando de tu salud. No obstante, ten cuidado ya que aún se siguen aplicando enfoques con poca evidencia y esto resulta peligroso para tu bienestar emocional. En definitiva, cuando busques a un/a terapeuta, infórmate y pregunta cómo trabaja y desde qué enfoque trabaja, de esta manera, podrás decidir siendo crítica/o.

Una de las cosas que suelen sorprender a las personas que acuden a consulta es lo mucho que aprendes sobre tu historia de aprendizaje. No acabarás siendo un/a analista de conducta profesional pero te vamos dando pinceladas para que te entiendas mejor y, en el futuro, ante los nuevos desafíos conocerás estrategias que te serán de gran utilidad para resolver ciertas problemáticas. No obstante, la terapia NO hará desaparecer el sufrimiento en la faz de la tierra, no tenemos esa píldora mágica. En cambio, te ofrecemos una mejor comprensión de tu persona y herramientas que te ayudarán a seguir caminando a través de los retos que supone vivir. Esto es maravilloso, ¿verdad?

¿En qué te puede ayudar la Terapia Psicológica?

La terapia psicológica nos puede ayudar a trabajar cientos de problemáticas, te voy a citar algunos de los ejemplos (no obstante, seguro que me dejo alguno fuera): adicciones, gestión emocional, ansiedad, depresión, problemas de pareja, dificultades en el trabajo/con los hijos, duelo, desarrollo personal, fobias, etc. La terapia no sólo es un recurso a utilizar cuando el problema se ha hecho muy grande, también es muy útil cuando queremos potenciar alguna habilidad (por ejemplo: las habilidades sociales), al percibir que empezamos a tener problemas en algún área de nuestras vidas (por ejemplo: no conseguir llegar a acuerdos en pareja) o para prepararte para alguna situación (por ejemplos: ser madre/padre; mudarse a otro país o la enfermedad terminal de algún familiar/amigo).

Te estarás preguntando… y ¿cuándo observaré los cambios relacionados con la terapia? Pues esta es una pregunta muy difícil ya que no hay un número concreto de sesiones, depende de muchos factores como la problemática, tu entorno, lo cómoda/o que te sientas con tu terapeuta, tus estrategias previas, predisposición al cambio, tus ritmos, los obstáculos que vayan apareciendo, etc. Por tanto, para hablar de número de sesiones (de manera aproximada) es necesario conocer el caso. Por cierto, si no te sientes cómoda/o con tu terapeuta, cambiar de terapeuta no es un fracaso, es importante que te sientas en un lugar seguro para abrir las páginas de tu historia.

¿Quién se puede beneficiar de la Terapia Psicológica?

Todo el mundo se puede beneficiar de la terapia. Además, tal y como te lo comentaba en el apartado anterior, no hay un perfil de persona que acude al psicólogo ya que trabajamos con problemáticas relacionadas con la vida por lo que cualquier individuo que viva en este mundo, puede beneficiarse (y sería muy recomendable.

¿Quién no ha ido a terapia nunca? ¿Es tu caso? ¿Ha sido por que no lo has visto necesario o por miedo al qué dirán? Sigue existiendo un tabú muy potente entorno a este tema por lo que tranquila/o, te comprendo, no obstante, aquí quiero darte la seguridad para que veas que la terapia es un lugar de confianza y es idóneo si crees que necesitas ayuda.

De hecho, te voy a contar algo, las psicólogas/os también vamos a terapia. Además, nadie queda indiferente ya que te conoces de manera más profunda conforme vas avanzando en las sesiones. Exploramos tu historia de aprendizaje con el fin de que tu vida sea más satisfactoria teniendo en cuenta tu entorno (el cual influye y mucho). Las personas que pueden beneficiarse de este tipo de terapia pueden estar en una variedad de situaciones. Por ejemplo, se pueden beneficiarse aquellos que:

  • Que presenten sentimientos abrumadores de tristeza o impotencia.
  • Que sufran de ansiedad la mayor parte del tiempo.
  • Sientan que su situación nunca mejorará, a pesar de recibir ayuda y apoyo de amigos y familiares.
  • Hayan experimentado una situación abuso en algún momento de su vida.
  • Están consumiendo drogas o alcohol de una manera dañina.
  • Están en constante riesgo de hacerse daño a sí mismo o a gente a su alrededor.
  • Tengan dificultad para enfrentar los desafíos cotidianos o para concentrarse en escenarios laborales o de estudio.
  • Y una infinidad de situaciones…

Tipos de Terapia Psicológica

Los profesionales de la salud mental recomiendan y usan diversos tipos de terapia psicológica dependiendo del enfoque que adopte, el cual es considerado como más eficaz y efectivo que otros.

No dudes en preguntarle el enfoque que lleva a cabo tu terapeuta, de esta manera decidirás si es lo que esperas de la terapia.

A continuación, te menciono algunos de los enfoques más evidenciados en el ámbito psicológico (ya que hay una infinidad y con el fin de no entrar en conflicto con las creencias de ningún profesional, aquí me basaré en resultados y presentaré las más eficaces):

Terapia Conductual

El objetivo es reforzar las conductas deseables y eliminar las no deseadas o desadaptativas. De esta manera, las/os terapeutas conductuales se centran en el uso de las mismas estrategias de aprendizaje que llevaron a la formación de conductas no deseadas, orientando la terapia hacia la adquisición de nuevos comportamientos que resulten más funcionales para la persona, en el momento presente.

En definitiva, la esencia sería la de comprender por qué actuamos de cierta manera con el fin de conocer los mecanismos que subyacen a nuestro comportamiento.

Terapia Cognitivo – Conductual

Se centra en cambiar las actitudes y el comportamiento al centrarse en los pensamientos irracionales y las creencias detrás de ellos. Las investigaciones muestran que es eficaz para la mayoría de los problemas de salud mental.

Este tipo de terapia conduce a las personas a comprender cómo sus pensamientos influyen en la forma en la que se sienten y actúan. Es una forma eficiente de identificar y modificar los patrones de pensamiento y conducta que son dañinos, invasivos e ineficaces, reemplazándolos por pensamientos y conductas más funcionales y saludables.

terapia psicologica

Terapia cognitiva basada en Mindfulness

La terapia cognitiva basada en la atención plena se basa en los principios de la terapia cognitiva mediante el uso de técnicas como la meditación de atención plena para enseñar a las personas a prestar atención conscientemente a sus pensamientos y sentimientos sin juzgarlos.

La terapia de atención plena no se ocupa de la relajación, aunque eso podría ser el resultado de ciertas prácticas. El objetivo es aumentar nuestra conciencia de los pensamientos, sentimientos y acciones que obstaculizan nuestro progreso. Cuando seamos más capaces de hacer eso, podemos involucrarnos con esos aspectos de nosotros mismos, aprender a modificar nuestro lenguaje y elegir cómo responder.

Terapia de Aceptación y Compromiso

El objetivo de ACT es crear una vida rica y significativa, mientras aceptamos el dolor que inevitablemente nos acompaña en diferentes momentos de nuestras vidas. “ACT” (act es actuar en inglés) es una buena abreviatura, porque esta terapia consiste en tomar acciones efectivas guiadas por nuestros valores más profundos y en las que estamos plenamente presentes y comprometidos. A través de la acción consciente podemos crear una vida con más significado. Por supuesto, al intentar crear una vida así, encontraremos todo tipo de barreras, en forma de “experiencias privadas” desagradables y no deseadas (pensamientos, imágenes, sentimientos, sensaciones, impulsos y recuerdos). ACT alcanza las habilidades de atención plena como una forma eficaz de manejar estas experiencias privadas.

Terapia Interpersonal

La terapia interpersonal se enfoca en los comportamientos e interacciones que tiene el consultante con sus amigos y familiares. El objetivo de esta terapia es mejorar sus habilidades de comunicación y trabajar su autoconcepto.

Es una excelente opción para ayudar a las personas a aprender formas saludables de expresar emociones, formas de mejorar sus maneras de comunicarse y el cómo se relacionan con los demás.

Esta terapia es usualmente de corta duración, al menos 3 o 4 meses, y funciona bien para afecciones como la depresión causada por el duelo, los conflictos en las relaciones, transiciones de roles o acontecimientos abrumadores y el aislamiento social.

Terapia Dialéctica Conductual

Se basa en la terapia cognitivo-conductual, pero está especialmente adaptado para personas que sienten emociones de manera muy intensa.

El objetivo de DBT es ayudarlo a:

  • comprender y aceptar sus sentimientos difíciles
  • aprender habilidades para manejarlos
  • ser capaz de hacer cambios positivos en su vida.
  • “Dialéctico” significa tratar de comprender cómo dos cosas que parecen opuestas pueden ser ambas verdaderas. Por ejemplo, aceptarse a sí mismo y cambiar su comportamiento puede parecer contradictorio. Pero DBT enseña que es posible lograr ambos objetivos juntos.

Aunque se diseñó inicialmente para tratar a personas con comportamiento suicida y trastorno límite de la personalidad, se ha adaptado para otros problemáticas que amenazan la seguridad, las relaciones, el trabajo y el bienestar emocional de una persona.

Terapia narrativa

La terapia narrativa es un estilo de terapia que ayuda a las personas a convertirse (y aceptar el ser) expertos en sus propias vidas. En la terapia narrativa, se hace hincapié en las historias que desarrolla y lleva consigo a lo largo de su vida. Prestamos atención a la historia que nos contamos sobre lo que nos ha pasado y lo que somos.

A medida que experimentamos eventos e interacciones en el día a día, le damos significado a esas experiencias. Esto influye en cómo nos vemos a nosotras/os mismas/os y al mundo.

Asimismo no en terapia el número de personas que acuden a sesión es un factor importante, a continuación te cuento los diferentes tipos:

  • Individual: este es el tipo de terapia más común.
  • Familia: la terapia familiar puede ser valiosa para todas las relaciones familiares, ya sea entre hermanos, padres e hijos u otros miembros de la familia.
  • Parejas: La terapia de pareja puede ser estigmatizada como una señal de que su relación se está desmoronando, pero en realidad es una herramienta increíble para desarrollar un vínculo más profundo o prepararse para los cambios que se avecinan. Muchas parejas encuentran valor en este tipo de terapia al cambiar responsabilidades, como un cambio en el sostén de la familia o convertirse en padres.
  • Grupo: la esencia de este tipo de sesiones es que las personas que acuden tienen una problemática similar lo cual es de gran interés.
  • Online: es cada vez más común que los terapeutas ofrezcan servicios remotos. Te acerca a profesionales de todo el mundo, ya no hay barreras geográficas, puedes elegir al terapeuta que quieras que te acompañe en este proceso terapéutico.

Beneficios de la Terapia Psicológica

La experiencia de ir a terapia es particular para cada persona. No obstante hay unos beneficios comunes, los cuales te voy a exponer a continuación:

1. Sientes que estás en un lugar seguro y privado

En este espacio, hablarás de temas muy personales y delicados por lo que es esencial que te sientas cómoda/o. De hecho, en terapia cuidamos mucho este aspecto ya que sabemos lo complejo que puede resultar por lo que queremos que te sientas en un lugar de confianza. Te animo a que comuniques si hay algo que no te gusta o te molesta, seguro que tu terapeuta te lo agradecerá. Estamos aquí para acompañarte.

2. Comprender mejor tu malestar

A lo largo de las sesiones, no sacaremos la barita mágica y te daremos la solución. En cambio, conjuntamente, iremos entendiendo tu historia de aprendizaje con el fin de que comprendas mejor el origen y mantenimiento de tu malestar así podrás empezar a aprender nuevas estrategias que te permitan vivir de una manera más satisfactoria. Este es un cambio muy potente.

3. Obtienes ayuda de un/a profesional

Antes de buscar ayuda, las personas tratamos de solucionarlo poniendo en marcha ciertas estrategias que conocemos o leemos, hablamos con amigas/os, familiares…No obstante, no nos encontramos mejor y vemos que el problema se ha hecho más grande. Es ahí cuando damos un paso más y buscamos ayuda profesional. Por lo que venir a terapia te brinda el conocimiento de una persona cualificada en la materia, va a ser lo más neutra posible (ya que tus familiares y amigas/os no lo son) y te vas a sentir acompañada/o desde la evidencia científica, lo que te contamos en terapia no nos lo inventamos, se ha comprobado que funciona.

4. Nutre el Autoconocimiento

Gracias a la ayuda de la psicóloga/o, la persona que decida tomar el camino de la terapia psicológica, podrá hacer empezar a tener mayor conocimiento sobre su funcionamiento lo cual es muy interesante para su funcionamiento presente y futuro. Es lo que denominamos introspección.

5. Proporciona diferentes perspectivas

Un gran beneficio de la terapia es que no solo nos ayuda a comprendernos mejor a nosotras/os mismas/os, sino que también nos ayuda a comprender a otras personas. Solemos mirar nuestras vivencias a través de nuestras lentes por lo que olvidamos que cada persona tienes las suyas propias. En terapia ponemos sobre la mesa mitos, pensamientos irracionales, pensamientos catastrofistas… los cuales influyen en tu estado de ánimo. Todo ello desde el respeto y cariño en un lugar seguro en el cual indagaremos todos estos aspectos.

A continuación te dejo una imagen que ilustra muy bien lo que te acabo de comentar:

6. Mejor manejo de conflictos

Dado que los problemas no tienen lugar o momento específico para surgir, sin importar que tan grandes o pequeños sean, saber cómo afrontarlos de forma saludable es una habilidad fundamental. Ya que el conflicto forma parte de la vida cotidiana, es útil comprender cada emoción y pensamiento que pueda estar presente en torno al problema para saber cómo resolverlo. Hablar de este tipo de cuestión con un/a profesional y reflexionar sobre qué sentimientos se evocan y el por qué, conduce a una mayor comprensión de uno mismo. De esa manera la persona es más consciente y podrá analizar y pensar en diversas formas de responder de una manera más proactiva.

En definitiva, aprender a no dejarse llevar por los eventos y empezar a crear un plan de acción cuando estos problemas aparezcan, es la clave para una vida más armoniosa.

7 Tips para una Terapia Psicológica Eficaz

Una terapia eficaz depende de la participación activa de los pacientes. Requiere de tiempo, esfuerzo y regularidad, además de mucha paciencia.

Algunos tips para que tu recorrido por la terapia psicológica sea más eficaz son los siguientes (toma nota):

  • Asistir a todas las citas programadas.
  • Ser colaborativa/o durante la sesión y entre sesiones (realizando las tareas).
  • Identificar las fuentes de estrés u obstáculos que vayan apareciendo con el fin de comentarlas con tu terapeuta.
  • Piensa en lo que quieres obtener de la terapia.
  • Comunícate, tu terapeuta no te lee la mente.
  • Sé abierta/o y honesta/o. El éxito depende de la voluntad de compartir pensamientos, sentimientos y experiencias y de considerar nuevas percepciones, ideas y formas de hacer las cosas.
  • No esperes resultados instantáneos. El cambio lleva su tiempo.

Importancia de la Terapia Psicológica

Al final y al cabo la terapia psicológica puede ayudar a las personas con diversas necesidades y problemáticas muy variadas tal y como lo has podido leer a lo largo de este artículo.

Gracias a las herramientas brindadas en estas sesiones, son muchas las personas que aprenden a gestionar sus emociones, pensamientos y comportamientos desde una perspectiva saludable basada en la evidencia, cultivando su bienestar.

Entre los factores más importantes para el éxito de la terapia son tu apertura en sesiones, la elección de una buena profesional y tener paciencia. Adéntrate en tu historia de aprendizaje con el fin de tener un estilo de vida más saludable y funcional, aquí la terapia es tu mejor herramienta.

Recuerda que este artículo es meramente divulgativo, no equivale a terapia psicológica, si necesitas una ayuda más especializada o tienes alguna duda, pregúntame, me encantará atenderte, este es mi correo andrea@tuespaciodeterapia.com . No estás sola/o en esto.

Te mando un abrazo,

Andrea M.P.