¿Por qué sigue existiendo el día de la mujer?

En la actualidad, el día de la mujer sigue existiendo, desgraciadamente, debido a la necesidad de seguir luchando contra la desigualdad. Un factor que promueve y refuerza estas diferencias entre ser hombre o mujer son los estereotipos de género. Nos marcan desde que nacemos en el hogar, el colegio, el trabajo o en la calle. En este artículo veremos, qué son los estereotipos de género y los tipos, cómo evitar transmitirlos a los más pequeños/as y algunos consejos para coeducar sin estos estereotipos.

¿Qué es un estereotipo de género?

Es una creencia que atribuye características concretas de manera arbitraria a miembros de un grupo (hombres o mujeres) basándose en ideas compartidas y aceptadas. Estas creencias dictan los roles que deben desempeñar cada uno de ellos y ellas.

Tipos de estereotipos de género

Positivos: dictan características positivas en un género, ejemplo: las niñas son más responsables.

Neutros: suponen características sin juicios de valor, ejemplo: las rusas son rubias.

Negativos: atribuyen características cuyo valor es negativo, ejemplo: las niñas no son buenas en matemáticas.

Consecuencias negativas

Los estereotipos crean atajos en nuestra mente para procesar información de manera más rápida y “congruente”. No obstante, son irracionales y suponen graves consecuencias. Al hacer uso de los estereotipos de género, desde su nacimiento, en función de su sexo se establecen metas y expectativas que marcan su desarrollo. Es más, dado que se encuentran en una etapa de formación, los niños/as los asumirán como fiables porque confían en ti.

Seguro que te sonarán estos estereotipos y los habrás vivido en tus propias carnes. Si eres un varón se te tratará como más estable emocionalmente, agresivo, racional, dinámico, dominante, valiente, inteligente, deportista, fuerte, etc. Si eres mujer, se te tratará como sensible, pasiva, tierna, cariñosa, dependiente, cuidadosa, ordenada, débil, etc.

¿Cómo se transmiten?

Expectativas: los progenitores, profesores/as, familiares, etc de manera inconsciente tienen unas expectativas concretas con respecto al niño dependiendo de su género. Esto se refleja en su manera de tratarlos, lo cual deja un huella en ellos/as.

Presión de los iguales: los niños y niñas asumen estos estereotipos. Cuando se socializan entre ellos siguen estas normas sociales y los que no lo hagan serán considerados como raros/as.

Medios de comunicación: los programas de televisión, series, películas, anuncios… transmiten cómo debes comportarte según tu género a través de imágenes y calan en los niños/as de manera casi imperceptible.

¿Cómo puedes evitar transmitir los estereotipos de género?

A través de la educación para y por la igualdad desde la primera infancia se pueden conseguir grandes cambios. Esto es lo que llamamos coeducación, la cual implica educar en igualdad a niños y niñas para fomentar su desarrollo integral como personas con independencia de su sexo. En definitiva, la coeducación quiere acabar con la desigualdad y discriminación por motivos de género o sexo.

¿Cómo empezar a coeducar?

  • Reflexiona sobre las expectativas que tienes sobre tus hijos/as evitando que estén sesgadas.
  • Toma conciencia en la manera en la que tratas a tus hijos/as.
  • Presta atención a tus propios estereotipos de género. Es fundamental que no les ofrezcas modelos sexistas.
  • Permite que tus hijos/as se expresen según su identidad.
  • Focaliza tu atención en los valores familiares que transmitimos: la repartición de tareas domésticas compartidas es fundamental. Eres su ejemplo.

Si quieres saber un poco más acerca de los estereotipos este post te interesa.

Queda mucho camino por recorrer. Yo tengo la esperanza de que llegará el día en el cual, la desigualdad formará parte del pasado. Todo esto sólo lo podemos conseguir si todos vamos en la misma dirección y luchando cada día por tener un mundo mejor. Cada paso que damos nos ofrece nuevas oportunidades, el futuro está en nuestras manos.

El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente, Simone De Beauvoir.

Andrea Martínez Pellicer

Agradecimientos a Emilio Morales por la maravillosa viñeta ganadora del concurso organizado por la ONU Mujeres sobre la igualdad de género.

Deja un comentario