Hábitos para mejorar la autoestima

La autoestima es uno de los conceptos que más se buscan en Google con el fin de encontrar respuestas o soluciones. Has llegado a este artículo buscando hábitos para mejorar la autoestima. Antes de meternos de lleno en este tema, quiero decirte que no es cuestión de mejorar la autoestima sino de construir una autoestima saludable. Hablé de esto largo y tendido en otro artículo titulado “La autoestima 🤔 ¿De verdad sabes lo que es?“, te lo recomiendo gratamente.

Este artículo, va dirigido a aquellas personas que tienen dificultades para darse cuenta de su potencial, su valor, sus virtudes y se enfrascan solamente en los defectos y los sentimientos desagradables que estos pueden traer consigo. Aquí, conocerás algunos de los hábitos para mejorar la autoestima.

Digamos que la autoestima es uno de los cimientos sobre los que se va creando cada persona y si estos cimientos no son lo suficientemente fuertes lo que se construye sobre ellos va a ser más frágil y ante ciertas circunstancias puede derrumbarse o romperse ya que la base no se ha construido del todo.

Sin embargo, no es cuestión de tener una imagen idealizada sobre el sí mismo sino de tener una imagen más ajustada y amable potenciando el autoconocimiento.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es entendida como el sentimiento, placentero de afecto o desagradable de repulsa, que acompaña a la valoración global que hacemos de nosotros mismas/os. Cabe destacar que esta valoración es subjetiva ya que se basa en nuestra percepción (más o menos positiva/negativa) de diversas áreas de nuestra persona y de nuestra vida que seleccionamos en función de la relevancia que le otorgamos.

A día de hoy, la promoción de la autoestima está en auge, en realidad, es muy útil para las marcas ya que consiguen vender cantidad de productos como solución a “problemas” relacionados con la autoestima. Por tanto, aumentar la autoestima se ha considerado un objetivo mayoritario y muy deseable en la población general. Pero cuidado con estos mensajes ya que esto hay que cogerlo con pinzas. Tener una autoestima alta no siempre es saludable y una autoestima baja no es causa de inadaptación. Hay que focalizar nuestra atención en los ingredientes que consideras importantes a la hora de medir tu valía y cómo lo empleas en tu día a día.

Componentes de la autoestima

Antes de saber cuáles son los hábitos para mejorar la autoestima es importante conocer los componentes principales de la autoestima ya que estos son la base sobre la que trabajaremos:

  • Componente cognitivo: abarca los pensamientos sobre una/o misma/o, es decir, lo que pensamos respecto a nuestras opiniones, ideas y creencias.
  • Componente afectivo: este es el juicio que emitimos sobre los sentimientos, cualidades y la respuesta afectiva sobre el sí mismo.
  • Componente conductual: agrupa nuestras acciones (lo cual es muy amplio).

Identificar el origen de la baja autoestima

Para poder tratar un problema en cualquier aspecto de la vida es importante saber cuál es el antecedentes del mismo (lo que ocurrió antes), los mantenedores (lo que hace que la dificultad siga presente) y consecuentes (lo que ocurre después de la dificultad). Este análisis lo llevamos a cabo las psicólogas/os en consulta, lo llamamos análisis funcional.

Existen muchos motivos por los que se puede tener una “baja autoestima” ya que depende de la historia de cada persona. Un ejemplo de “baja autoestima” muy común puede provenir de una inseguridad relacionada con el aspecto físico.

Dicho esto, es importante este análisis realizado por parte de un/a profesional ya que aplicar estos hábitos sin este trabajo anterior se asemeja a poner una tirita sobre una herida que no ha sido desinfectada previamente.

Hábitos que ayudan a mejorar la autoestima

Antes de adentrarnos en cada una de las conductas que te ayudarán a construir una autoestima saludable, reitero la importancia de acudir a terapia ya que esto NO es suficiente, estas conductas son más de “estar por casa” pero son superficiales. Además, decirte que elijas aquellas que te funcionen a ti, no todas son igual de útiles para todas las personas. Por último, tómatelo con calma, cada persona avanza a su ritmo, no te exijas.

Algunos de los hábitos para mejorar la autoestima son los siguientes:

Cuida cómo te hablas

Las palabras hieren mucho y dejan una huella. Pasamos el día hablándonos a nosotras/os por ello te animo a que atiendas a la manera en que te hablas. A partir de aquí, ves reduciendo aquellas palabras que resultan ofensivas para tu persona. Algunas de estas palabras pueden ser: soy estúpida/o, inútil, incapaz, fea/o, etc. Cada una de estas palabras son etiquetas que nos vamos pegando y acabamos por identificarnos, describirnos como tal.

Agradecer

Este hábito es muy importante ya que influye sustancialmente en el día a día. Agradecer nos ayuda a ver aquellas cosas buenas, positivas que experimentamos en el día a día y de esta forma tener una actitud diferente y menos sesgada hacia lo negativo.

La eficacia de este hábito fue demostrada por la Universidad de California a través de un estudio que concluyó el efecto del agradecimiento en el bienestar físico y psicológico.

Se puede realizar este agradecimiento por las noches, recordando/escribiendo 3 cosas que ocurrieron durante el día y quieres agradecer, sin importar que tan pequeñas puedan haber sido. Piensa en aquellas cosas que te han sentir bien, desde haber visto un bonito atardecer, quedar con alguien para tomar un café o que tu pareja/compañera/o de piso te haya preparado tu desayuno favorito.

No te compares en exceso

No compararse con otras personas puede resultar bastante difícil ya que vivimos en sociedad. No obstante, el reducir esta comparación es saludable.

A veces puede resultar bastante desalentador ver como otras personas están logrando cosas que a nosotras/os también nos gustaría pero nos está resultando muy difícil poder conseguir. Por lo que aquí, quiero decirte que cada persona vive en unas circunstancias diferentes y no todas/os tenemos las mismas oportunidades. Me gusta mucho utilizar la siguiente metáfora que le escuché decir a María Fornet, cada persona viene al mundo con unas cartas y, a partir de ahí, juega la partida lo mejor que puede. Pero NO todas/os nacemos con las mismas oportunidades, no salimos desde la misma casilla.

Haz ejercicio

El ejercicio físico influye en nuestro bienestar emocional. No es necesario hacer una o dos horas de ejercicio y mucho menos un ejercicio de gran intensidad, pueden ser ejercicios cortos, trotar media hora por la mañana o incluso caminar, hacer yoga o bailar, lo importante es realizar una actividad física de manera regular. De esta manera, logramos que los niveles de cortisol disminuyan y, en consecuencia, fomentamos el bienestar. Además, nos ayuda a mantener una buena forma física, lo que de una u otra forma, también influye en la autoestima.

Recuerda dejarte asesorar por profesionales de la actividad física para evitar lesiones.

Come de manera saludable

El comer sano es otro de los hábitos para mejorar la autoestima ya que promueve una mejor salud física, lo que de alguna forma también influye en nuestra autoestima.

La importancia de tener una dieta equilibrada y saludable para mejorar la autoestima va más allá del aspecto físico, también ayuda a que disminuya el estrés, dolencias y molestias que trae el comer comida rápida o poco saludable y aumenta la energía.

De nuevo, ponte en manos de profesionales de la nutrición para que te asesoren. Hay mucha información errónea en internet relacionada con este tema.

Regálate tiempo

Es muy común sentirse agobiada/o dada la cantidad de tareas que nos asignamos cada día. De hecho, esto influye mucho en nuestro bienestar emocional y, por ende, en nuestra autoestima ya que llegamos a pensar que no somos válidos al no ser lo suficientemente productivos.

Pero esto no es así, y a pesar de las cosas que se deban realizar en un día, es importante regalarse un poco de tiempo para hacer aquellas actividades que nos gustan, nos gratifican y nos aportan bienestar.

No es necesario que sea mucho tiempo o actividades muy largas, puede ser un baño relajante, escuchar música, ver una película, dibujar, o cualquier otro tipo de actividad que te genere calma.

Socializar

El ser humano, por naturaleza, necesita de los demás. Por ello es de vital importancia que te relaciones y crees lazos afectivos. Recuerda, lo importante no es la cantidad sino la calidad.

Si tras leer esto piensas que te vendría bien acudir a terapia, te cuento lo que hacemos en las sesiones.

Antes que nada vamos a ajustar junta/os tus expectativas con respecto a la terapia psicológica. La terapia no tiene como objetivo hacerte superar nada como si tu vida se tratase de un problema. Lo que queremos es que te entiendas y comprendas tu conducta con el fin de deshacerte de lo que no te sirve para continuar y aprender lo que necesitas para seguir caminando.

En eso sí puedo ayudarte. Cada proceso terapéutico consiste en emprender un viaje en el que amba/os trabajamos y yo estaré encantada de acompañarte. Puedes contactarme a través de este correo: andrea@tuespaciodeterapia.com

Si te ha gustado este post estoy segura de que este artículo te va a encantar: 5 ejercicios para mejorar tu baja autoestima 📝

Te mando un abrazo,

Andrea M.P.

Deja un comentario