Gestiona el estrés en 5 pasos

El estrés es nuestro gran enemigo. No te apures, no eres el único. La gestión del estrés se ha convertido en el ABC de la satisfacción con la vida pero parece que no nos da tiempo ni hacer eso. Dormimos mal, tenemos el cuerpo en tensión, nos preocupamos constantemente, tenemos dificultades para concentrarnos y, en ocasiones, nos sentimos irritables. Esto mina nuestra autoestima y nuestro autoconcepto. ¿Qué hacer ante este panorama? Vamos a empezar a calmarnos gracias a una rutina de 5 pasos que vas a espaciar en tu día a día. Con la práctica verás como te sientes mejor contigo mism@. ¿Te apuntas al reto de relajación?

Dile adiós al estrés en 5 pasos

Antes de levantarte: empieza tu día focalizando tu atención en el AHORA:

Este ejercicio lo puedes hacer en la cama después de haber abierto los ojos, después de hacer tu ejercicio matutino, en la ducha o tomándote un café. Cierra los ojos, presta atención a tu respiración. Al inspirar, piensa “ESTOY“, al exhalar “AQUÍ“. Repítelo 10 veces y nota como tu cuerpo se acomoda a este ritmo suave y tu mente lo acompaña. El objetivo de este ejercicio es que afirmes tu posición en este lugar llamado mundo.

Mediodía: aliate con tu respiración:

Esto no consiste en decirnos “relájate Andrea, vas muy acelerada”, eso no funciona. Consiste en prestar atención a tu respiración, inspirar y exhalar lentamente con los ojos abiertos. De esta manera, sin quererlo, el nervio vago activa la parte de tu sistema nervioso que te proporcionar ese estado de calma y bienestar. No tengas prisa, tómate un minuto y respira. Este ejercicio tiene como objetivo principal relajarte en cualquier lugar (en casa, el trabajo, comprando, recogiendo a tus hijos…). Cuando lo necesites, ya sabes lo que tiene que hacer…dedícate ese minuto.

Hora de comer: descansa y digiere la comida correctamente:

El estrés puede provocar que comas rápido sin prestar atención a lo que te llevas a la boca. Cuando vayas a comer, recuerda, no traigas contigo tareas laborales y come sentado/a en una mesa.

  1. Primera respiración: Al sentarte, respira hondo y presta atención al lugar en el que vas a comer, conecta con el lugar física y emocionalmente.
  2. Segunda respiración: presta atención a la gente que te acompaña comiendo.
  3. Tercera respiración: mira tu comida, sus colores, texturas y aromas.

El objetivo de este ejercicio es que comas de manera más consciente, evitando cualquier estresor que pueda arruinar este momento, sólo te llevara 30 segundos.

Por la tarde: disipa la tensión:

Tras un largo día, nuestro cuerpo acumula toda la tensión que hemos soportado. Llegada estas horas, nos apetece relajarnos y bajar el ritmo.

Este ejercicio va a tener una duración de 2 minutos. Escoge un lugar tranquilo y cierra los ojos.Empieza tensando los músculos de la parte inferior de las piernas. Poco a poco vas recorriendo los grupos musculares más importantes. Tan sólo tienes que tensar y relajar.

Hora de dormir: gratitud y descanso:

Por la noche, es probable que te vengan a la mente los problemas que has tenido durante el día e intentarás resolverlo. Esto te puede generar estrés y provocarte tensión. Por ello, te animo a que focalices tu atención en las cosas que han te han salido bien durante el día. Piensa en 3 cosas por las que te sientes hoy agradecida. Es importante que terminemos el día en positivo, para poder desconectar y cargar pilas para afrontar el siguiente día.

Si te interesa saber más sobre cómo relajarte, este post te interesa.

El estrés nos activa, no obstante, en grandes dosis nos sobrepasa y nos quita toda la energía. Toma las riendas del estrés aprendiendo a relajarte desde la consciencia.

El estrés es la tensión que hay entre “lo que es” en este momento, y tu imagen de lo que “debería” ser, Jeff Foster.

Andrea Martínez Pellicer

Bibliografía: los ejercicios están basados en la guía “10 ways to manga stress and anxiety every day” de Seth J. Gillian.

Agradecimientos a 72kilos por reflejar con tanto cariño esos obstáculos que a muchos nos atañen con arte.

Deja un comentario