El lenguaje en tu cerebro

¿Te has preguntado alguna vez qué ocurre en tu cerebro cuando te comunicas, lees o escuchas palabras? Es una conducta que realizamos cientos de veces cada día pero no hemos nacido hablando, conviene que le prestemos atención a qué mecanismos hay detrás del lenguaje. En el artículo de hoy, te cuento lo que es el lenguaje y las zonas implicadas cuando hablas. ¿Quieres aprender los mecanismos a la base de tu lenguaje? Acompáñame en este viaje hacia las palabras.

 

¿El lenguaje es innato en el ser humano?

Lo cierto es que no, no naces con nada aprendido. No obstante, si tienes el potencial para aprender a hablar con la ayuda del aprendizaje y la repetición. Esto quiere decir, que tienes la posibilidad de desarrollar circuitos cerebrales (estas autopistas en tu cerebro) que te permiten codificar las reglas que estructuran el lenguaje.

¿Cuál es el origen del lenguaje?

El lenguaje es mucho más que comunicar, te permite clasificar las cosas y ponerles orden. De hecho, se observaron ciertas huellas de ello en el Homo Habilis hace 2/3 millones de años. ¿Dónde? En los fósiles de sus cráneos se observaron 2 áreas, el de Broca y Wernicke (son las zonas clásicamente consideradas como importantes en el lenguaje). Por tanto, se puede hipotetizar que el origen podría situarse en esta época. Esto no quiere decir que se asemeje al actual y ni que hablasen como tú. Les ayudó a ordenar el medio que les rodeaba y a crear una cultura.

De hecho, gracias a los denominados memes ( no son las bromas que conoces en la actualidad) se ha ido conformando una cultura. Esto es un concepto, historia o invención que se repite a lo largo de las generaciones mediante la imitación. Los memes son copiados o imitados y reproducidos generación tras generación introduciendo cambios según las circunstancias. Así fue progresando el lenguaje ya que seleccionaron sonidos y construcciones capaces de crear mensajes útiles para su supervivencia, a su vez, el cerebro se hizo cada vez más exigente en estos procesos.

¿Qué áreas están involucradas?

Antes de nada, comentarte que voy a simplificar el proceso para que lo entiendas mejor. Hay varias áreas implicadas. La primera, fue reconocida en 1861, por un cirujano francés Paul Broca, el cual presentó los resultados de su paciente denominado “Tan” ya que era lo único que verbalizaba. Esta persona sufrió una debilidad muscular en la parte derecha de su cuerpo y una pérdida prácticamente completa del habla. En la autopsia, observó una lesión en el lóbulo frontal izquierdo, esta zona la denominó como el área de Broca. Tras varios estudios, se pudo comprobar que una lesión en este área dificultaba la articulación de palabras.

Poco tiempo después, en 1874, el neurólogo alemán Carl Wernicke, observó en consulta a paciente con dificultades al entender el lenguaje hablado pero con pocos problemas para hablar. En las autopsias, observó que la lesión se situaba en la corteza cerebral izquierda, esta zona la denominó área de Wernicke.

¿Con qué debes quedarte de todo esto?

De manera simplificada, el modelo de Geschwind, te explica qué ocurre cuando lees una palabra. Se activará el área visual, de ahí, la información llega al área de Wernicke, la cual te ayuda a la comprensión de las palabras. El fascículo arqueado actúa como un puente que lleva la información al área de Broca, la cual gestiona la articulación de las palabras y, por último, para que verbalices la palabra llegará a la corteza motora, la cual te ayudará a mover tu lengua al hablar.

Como ves, aunque lo haya simplificado, es un proceso que involucra muchas áreas. No obstante, todo este proceso es mucho más complejo. En diversos estudios posteriores, se observó que hay más áreas involucradas en el lenguaje y perfiles de pacientes con lesiones parecidas pero con síntomas muy diferentes. Somos muy complejos y se refleja en tu cerebro.

Espero haber llamado tu atención y que hayas aprendido un poquito más sobre el lenguaje en tu cerebro dándote cuenta de lo mucho que te queda y me queda por saber. El mundo de la neurociencia es maravilloso y esconde misterios sobre la esencia del ser humano.

El lenguaje es el vestido de los pensamientos, Samuel Johnson.

Te mando un abrazo querido/a lector/a,

Andrea M.P.

Deja un comentario