No me hace falta ir a terapia, no estoy loco/a

En el artículo de hoy empiezo fuerte…esta es una de las frases que más escucho. En nuestra sociedad actual, sigue habiendo un gran tabú con respecto a acudir al psicólogo/a. Se confunde qué es lo que hacemos en una sesión y el miedo al qué dirán atrapa a gran parte de las personas. En definitiva, acaban diciendo que lo arreglarán por sí solos/as y que no necesitan ayuda. Y…adivina… ¿lo consiguen arreglar? No. No estás loco/a por ir a terapia psicológica, todos lo hemos hecho, lo hacemos o lo haremos.En el artículo de hoy, te voy a resolver las dudas que más me han planteado con el fin de acompañarte a dar ese pequeño paso que necesitas para ir a terapia.

Por cierto, querido/a lector/a, si te surge alguna duda, no dudes en escribirme en los comentarios, me encanta poder charlar con vosotros. ¿Listos/as para leerme? Venga, empiezo a escribir.

Duda nº1: “Si voy a terapia quiere decir que estoy loca/o”

Como nos gusta etiquetar a las personas con “loco/a” cuando hacen algo que se sale de la norma… qué manía. A día de hoy, la locura sólo tiene cabida en la ficción. El tema de las etiquetas me da para otro artículo, os hablaré de ello pronto, no me quiero ir por las ramas. En realidad, ir a terapia es un acto de cuidado hacia nosotros/as mismos/as. Vas a un espacio de confianza, respeto, sin juicios en el cual un/a profesional te brinda su ayuda, la cual es científica y segura (esto es importante que sea así sino, os puede poner en riesgo, de ahí la importancia de que acudáis a psicólogas/os cualificados). Te voy a contar algo, yo también he ido a terapia y no descarto volver, para que veas que no hay un/a paciente o cliente típico/a, cualquiera de vosotros ha ido, sigue yendo o irá a terapia.

Duda nº2: “Sólo van a terapia las personas con problemas muy graves y urgentes”

¡Para nada! Los motivos de consulta son muy variados. Hay personas que acuden a terapia para adquirir hábitos de estudio, organización o quieren potenciar sus habilidades sociales. Por otro lado, hay personas que acuden de modo preventivo antes de ser madres o padres, antes de presentarse a un examen importante o mudarse a otro país porque saben que van a adentrarse en una nueva etapa. Por último, está el cliente que sufre porque no sabe cómo gestionar una relación, duelo, emociones, adicciones, relación con la comida, etc. Como ves, el perfil de cliente/paciente típico no es real, sólo aparece en las películas o series, no hay ningún tipo de cliente mejor o peor, sois personas cada uno/a de vosotros/as.

Duda nº3: “Voy al psicólogo/a porque he fracasado y soy un/a débil, no he conseguido arreglarlo yo solo/a”

Ir a terapia no es de débiles ni valientes, es lo más normal del mundo. Al igual que vas al oftalmólogo para hacerte una revisión o te dejas operar por una cirujana, no se presupone que tengas que tener los conocimientos sobre la conducta humana, déjate ayudar por los que sabemos del tema. Además, quiero destacar que el que va a consulta no es ni más valiente ni más débil, es algo necesario, sin bienestar psicológico no hay salud.

Duda nº4: “Tengo miedo a ir al psicólogo/a”

Tener muchas preguntas, no saber en qué consiste la terapia es lo más usual, sobre todo, si es la primera vez que acudes. Permítete dudar y pregúntanos todo lo que necesites para quedarte más tranquilo/a, te resolveremos todas las dudas que tengas para acudas a este espacio de confianza y respeto.

Duda nº5: “No sé cuándo es el mejor momento para ir a terapia”

No hay normas ni reglas para saber cuándo acudir. No obstante, uno de los requisitos que predicen el éxito de la misma es que la persona quiera colaborar, a no ser que estemos ante un caso urgente, no podemos obligar a nadie. Ir a terapia es un paso importante ya que refleja que la persona quiere trabajar, esto ya es terapéutico ya que percibes que necesitas ayuda.

Estas son las dudas que más me han planteado los clientes en consulta y en mis redes sociales…soy consciente de que hay muchas más, las iré tratando poco a poco. Como podéis ver, ir a terapia psicológica es un paso importante que no te va a dejar indiferente, te vas a cuidar, vas a moldear tu vida a tus circunstancias de la mano de un/a profesional que te va a acompañar en este viaje. En terapia, los objetivos se amoldan a ti, a tus circunstancias, a tu contexto.

Si te estás planteando ir a terapia, en este post te explico los beneficios de la terapia online, la cual cada vez se está utilizando más.

Tal y como lo relata Isabel Allende, ” La vida es como un viaje sin meta. Lo que cuenta es el camino”.

Os mando un abrazo,

Andrea M.P.

Deja un comentario